ZONA PRIVADA

FCM / Notícies

"De pequeña me quedaba dormida con el ruido de las motos"

02/06/2016

Velocitat

El dorsal 36 de la Copa Honda CBR 300R tiene nombre y apellidos: Beatriz Neila

Entrevistamos Beatriz Neila, una de las cuatro pilotos que este año disputan la Copa Honda del Campeonato del Mediterráneo de Velocidad. Beatriz, un encanto de chica, nos atiende una vez finalizada la segunda jornada de competición en el circuito Parcmotor Castellolí.

Con 14 años recién cumplidos, la piloto madrileña responde a todas nuestras preguntas con la pasión de una enamorada de las motos y con una sonrisa alegre y contagiosa.

¿Cómo ha ido el fin de semana de carrera en Parcmotor?

Este fin de semana ha sido muy divertido ya que salía en la tercera posición y con un muy buen tiempo.

En la primera carrera (sábado) todo fue perfecto, ya que pude mantenerme desde un principio en el grupo de cabeza y a pesar de algunos problemas, aguanté a muy buen ritmo. La carrera en si fue espectacular, una dura batalla en la que todos los pilotos que nos encontrábamos inmersos en el grupo no parábamos de intentar adelantarnos. Finalmente acabé la carrera en sexta posición.

Hoy (domingo) he tenido también una buena salida, incluso he llegado a ser segunda durante un rato, pero al entrar en la recta de atrás he tenido un pequeño problema con el embrague, ya que he metido la quinta pero no ha entrado bien y la moto ha quedado un poco  frenada. En ese momento se me ha escapado el grupo delantero. Luego ya ha sido imposible alcanzarlos, ya que ellos iban a un ritmo de 58 y yo me quedé en un ritmo de 59. Otro factor importante es que yo me he quedado descolgada y sola, en cambio el grupito de delante podía jugar constantemente con los rebufos.

Ha sido un momento difícil, ya que empezaba la carrera con muchas expectativas y por un error te quedas sin opciones… Aún así, ¡estoy contenta! (entre risas)

Da la impresión que en las carreras de la Copa Honda CBR 300R, si no te metes en el primer grupo de buenas a primeras, luego es muy difícil poder alcanzarlos…

Sí, al haber tanta igualdad de moto, si no te metes en el primer grupo desde el principio, luego lo tienes muy complicado. Los rebufos son importantísimos, como también lo es tener un buen ritmo. Si te metes en un grupo de nueve, el primero y el noveno tienen que tener el mismo ritmo de carrera. Es un poco lo que me ha pasado en la segunda manga, por poquito que me he descuidado ya se me ha ido el grupo, y me ha tocado remar sola. Es difícil corregir los errores, ya que te penalizan mucho.

El año pasado competías con la Honda CBR 250R y este año con la Honda CBR 300R, ¿qué diferencias estás notando?

Pues la verdad es que me gusta mucho la Honda CBR 300R, es súper divertida y muy ágil, ¡me encanta! Tiene mucha más fuerza que la Honda CBR 250R.

Creo que el tema de los neumáticos también ha mejorado mucho gracias a los Pirelli, ya que te dejan inclinar y abrir más rápido y, quieras o no, esto te ayuda muchísimo a la hora de buscar tiempos más rápidos de los que hacíamos el año pasado con los otros neumáticos.

La moto en sí me encanta, es increíble. Con esta moto todo es posible, ¡incluso escaparme y quedar primera en alguna carrera! (entre risas)

Hasta el momento, ¿cuál ha sido tu mejor carrera?

Creo que mi mejor posición ha sido este fin de semana, porque salí tercera y en primera línea, y luego terminé sexta.

En las anteriores carreras ha habido un poco de todo. En la primera carrera de la temporada, celebrada en el circuito de Albacete, no tuve mucha suerte, a pesar de que competir bajo la lluvia fue una gran experiencia y me sirvió para aprender muchísimo.

En el Ricardo Tormo de Cheste salí cuarta y bien, y en Alcarràs no tuve unos buenos cronos, ya que no supimos sincronizarnos con el equipo, pero luego en la carrera la cosa fue mucho mejor.

¿Con qué edad empezaste a ir en moto?

Desde los ocho años que voy en moto, pero es que siempre he querido ir en moto. De pequeña, cuando me preguntaban si quería una muñeca o una moto, yo evidentemente elegía la moto (entre risas).

¿Y de dónde sale esta pasión por las motos y la velocidad?

Pues mis padres tenían moto cuando yo era muy pequeña. A menudo iban a hacer tandas de velocidad en circuitos “en plan dominguero” y yo también andaba por los circuitos con mi pequeña moto. Para mí todo esto era algo muy familiar. Incluso era capaz de dormirme con el ruido de las motos, imagínate…

¿Cuándo empezaste a competir en la Copa Honda y el Campeonato del Mediterráneo de Velocidad?

Empecé el año pasado con la Copa Honda CBR 250R, pero fue un año un poco difícil ya que me rompí la clavícula hasta en dos ocasiones. A pesar de todo, tengo muy buen recuerdo de la temporada pasada, ya que visité circuitos donde nunca antes había competido, como Calafat o Parcmotor Castellolí.

¿Tus circuitos favoritos?

Uf… Pregunta muy difícil de responder, ya que todos los circuitos en los que he estado me gustan mucho. Cheste, Alcarràs, Montmeló, Calafat, Parcmotor… Cada uno tiene sus virtudes.

¿Cómo te lo montas para viajar los fines de semana de carrera?

Al principio mis padres creían que podría tener algún problema con el colegio, ya que para asistir a las carreras (mayoritariamente en Catalunya, y yo siendo de Madrid) quizás me tendría que saltar algún día de clase, pero después de hablarlo con mi profesora no hubo ningún problema. Son muy pocos los días al año que no voy a clase, y a parte, suelo sacar muy buenas notas.

Por otra parte, para mis padres es un sacrificio ir las carreras, ya que tienen su trabajo en Madrid. Aprecio mucho todo lo que hacen por mí.

¿Cómo son los viajes con la familia y tu hermano Raúl?

¡Me encanta viajar! Solemos viajar los jueves por la noche, para así el viernes no estar muy cansados para los entrenos. Para venir al Parcmotor Castellolí hemos hecho seis horas y media de coche. Vinimos el jueves, dormimos, y luego el viernes a entrenar y a sacar desarrollos.

El hecho de vivir tan lejos de los circuitos catalanes, implica que no puedo entrenar nunca en los trazados donde luego me toca competir, así que es importante poder hacer los entrenos libres de los viernes.

El sábado corría también mi hermano Raúl en la Copa Rieju RS3. El panorama era un poco estresante, ya que mi padre cambiaba ruedas sin dar abasto. De la limpieza de la moto me encargo yo, me gusta tenerla siempre impoluta. Bueno, en resumen, un fin de semana intenso, con mucha actividad, y un poco de estrés. Eso sí, a pesar de los momentos de estrés lo pasamos genial. 

¿Cuáles son tus expectativas en lo que resta de año?

Este año he empezado muy bien y espero acabarlo mejor. Me siento muy a gusto con la moto y los compañeros. Estoy muy contenta con el Campeonato del Mediterráneo de Velocidad, con la Federació Catalana de Motociclisme y con Pirelli. ¡Un 10!

Per obtenir més informació, segueix-nos a les xarxes socials:

AMB LA COL·LABORACIÓ DE:
Museu Moto
Andrac Computing